Cuando hablamos de conducir con las inclemencias del tiempo siempre solemos tratar los efectos de conducir con lluvia y heladas o incluso se suele comentar como influye la niebla o las grandes trombas de agua que nos afecta en la visibilidad para poder conducir con seguridad, pero se suele olvidar de incluir el fuerte viento como parte importante para poder conducir en cualquier situación.

El viento afecta directamente al vehículo.

Es cierto que dentro del vehículo no podemos notar directamente el viento aunque también es verdad que tanto las evidencias externas que produce el viento y la propia tensión que crea el viento en el manejo nos da una gran pista para saber que situación esta ocurriendo fuera del vehículo.

En primer lugar debemos contar con el volumen del vehículo que conducimos y la propia aerodinámica de este influyen en gran manera a como nos va a afectar el viento mientras conducimos.

Si notamos una presión frontal haciendo que la velocidad disminuya tenemos viento frontal, esto nos impide avanzar pero normalmente no es tan peligroso como los vientos laterales aunque si que es cierto que debemos tenerlo muy en cuenta si circulamos por carreteras en el que el viento racheado nos de frontalmente y nos deje de afectar intermitentemente.

Entre muchas de las precauciones que debemos de tener en cuenta, la mas importante es controlar la velocidad ya que cuanto más rápido vayamos más fácil será para el viento desestabilizar el vehículo

Autoescuela conducir con viento

El viento también puede ser peligroso ya que puede lanzar objetos y nubes de polvo a la carretera afectando a nuestra conducción y puede ser causa de un accidente sino controlamos correctamente la velocidad en estos casos, además si conducimos detrás de vehículos con carga y voluminosos puede que parte de la carga se desprenda por causa del fuerte viento.

También debemos mantener el volante con cierta fuerza ya que el fuerte viento lateral desplazará a el vehículo y nosotros tenemos que ir rectificando la dirección para seguir sin salirnos de nuestro carril.

Es importante tener especial cuidado cuando salimos de túneles o adelantamos vehículos voluminosos ya que estos nos paran el viento lateral y una vez los sobrepasamos el viento nos golpea teniendo que rectificar de forma imprevista y que nos puede variar en gran medida nuestra dirección.