Aprender a conducir con lluvia y en mojado es muy importante para poder coger el coche con seguridad y tranquilidad en estos días en los que las inclemencias del tiempo nos hacen conducir con mucho mas cuidado de lo habitual, sin querer decir con esto que los demás días no hay que estar con mil ojos en la carretera.

Cuando existe acumulación de agua en la carretera tenemos el peligro de sufrir aquaplanning y que el coche se deslice con las cuatro ruedas perdiendo de esta manera el control sobre el mismo, para evitar este tipo de suceso físico debemos intentar conducir con precaución y con una velocidad moderada recordando que no tenemos que acelerar ni frenar mientras estemos cruzando el charco o la masa de agua de la carretera.

También es importante recordar que a veces cuando llueve hace mucho tiempo que no llueve y se moja la carretera es muy probable que se mezcle el polvo y la arena que estaba posada en la carretera y que con el agua se forme una película de un barro que hace que la superficie sea mucho mas resbaladiza por lo debemos de tener mucho cuidado en este tipo de situaciones.

conducir con lluvia

En momentos de mucho viento debemos de vigilar los golpes de aire racheado que nos alcanzan de forma lateral en el vehículo y que nos desestabilizan sobretodo cuando circulamos con velocidades altas y mucho más en adelantamientos a camiones o vehículos que nos hacen de pantalla para el propio viento y que a la hora de salir del adelantamiento nos alcanza directamente modificando nuestra trazada en la carretera y teniendo que rectificar para no perder el control del vehículo.

Ante todo debemos recordar que en carretera siempre debemos mantener la concentración y la seguridad y si hace mal tiempo con mucha más razón, Desde la autoescuela el portillo os deseamos un buen viaje a todos los conductores.