Elegir el calzado adecuado para conducir bien puede ser una cuestión ambigua y en la que pueden haber infinidad de opiniones sobre cual es el mejor o el peor calzado para conducir bien y no tener problemas con las fuerzas de seguridad ya que el código de circulación refleja diferentes aspectos sobre el calzado adecuado para conducir bien por las carreteras de Madrid y por ende todas España.

Es cierto que esta cuestión esta muy en auge en verano cuando los zapatos y zapatillas empiezan a molestar por el calor e inevitablemente nos ponemos esas chancletas tan cómodas o esos zapatos abiertos que nos refrescan durante esos días en el que la temperatura no tiene piedad con nosotros.

También podemos hablar de los zuecos que se utilizan en numerosos lugares por su capacidad para relajar los pies durante las largas jornadas de trabajo o sin ir más lejos los zapatos de tacón tan comúnmente utilizados por muchas chicas y que una vez se sienten confortables con ellos conducen sin reparo con este tipo de calzado.

Es cierto que el reglamento no prohíbe específicamente ninguno de ellos mientras conducimos, la verdad es que el agente de tráfico es quien decide si sancionar o no según el tipo de calzado que estamos utilizando, por consiguiente este tipo de calzado abierto y sin amarrar por el talón es un calzado con gran peligro a la hora de conducir y si somos parados por la policía esta puede decidir sancionar su uso si lo ve conveniente.

Sacarse el carnet en verano con la autoescuela el Portillo

La infracción seria en base a que podemos poner es riesgo la seguridad vial y que el uso de este calzado puede interferir en el control del vehículo por lo que esta infracción que se incluye en el artículo 18.1 acapara la capacidad de sancionar por el uso de un calzado inadecuado.

Este tipo de accidentes en el que el zapato en cuestión se engancha en un pedal es un hecho que ya ha sucedido en varias ocasiones y que por esta razón la sanción estaría correctamente llevado a trámite.

Los calzados con plataforma impiden el correcto tacto con los pedales así que este tipo de calzado puede ser también sancionado ya que conlleva riesgos para el perfecto control del vehículo.

En invierno debemos poner mucho cuidad con las botas de agua o calzados que pueden resbalar en demasía en el pedal, por esta razón se intentará siempre utilizar calzado cerrado y sujeto al pie que no resbale por los pedales y que nos deje un control adecuado del vehículo.