Uno de los mantenimientos del vehículo más comunes a la hora de revisar el coche antes de conducir es mirar los niveles de los líquidos necesarios para que el coche circule sin problemas, además de poder revisar otras partes del vehículo podemos en unos minutos revisar el coche sobre todo si vamos a realizar un viaje largo donde estos problemas se harán probablemente de una forma visible en el vehículo.

Uno de los niveles del vehículo que debemos revisar es el agua del sistema de refrigeración del coche donde revisaremos el nivel de anticongelante, ya que si el nivel es bajo tenemos problemas con la refrigeración y se nos calentará el coche en demasía pudiendo romper el motor en casos muy graves.

La autoescuela te enseña a mirar el nivel del aceite ya que este es el que lubrica el motor y si lo tenemos muy bajo se puede llegar a la fusión de piezas al producirse un calor excesivo al rozar las piezas sin que haya lubricante que evite la fricción de estas piezas. Para mirar el aceite se realiza en parado con la varilla de nivel de aceite una vez la hayamos limpiado primero para saber de forma concreta hasta donde llega el aceite en el deposito.

revisar el aceite del vehículo

El liquido de frenos suele ser uno de los depósitos que debemos revisar para poder detectar alguna fuga en el liquido ya que este depósito suele tener liquido siempre si todo funciona correctamente.

El agua para el limpia debe estar lleno por si necesitamos limpiar el parabrisas durante la conducción y así favorecer la visibilidad.

Observar la presión de las ruedas es otra de las tareas básicas para revisar los niveles adecuados para comenzar con el viaje.

La autoescuela te enseña donde están todos estos depósitos y como poder revisar los niveles de cada uno, esta tarea puede llevar unos minutos pero es necesario para evitar sorpresas de última hora durante la conducción.