Para poder cruzar la calzada y la carretera los peatones disponemos de los pasos de peatones o cebra y esto les ofrece el derecho a usar este elemento siendo los peatones inmunes ante todo tipo de irresponsabilidades.

Durante la conducción muchos conductores no paran cuando ven a un peatón que quiere usar el paso de peatones o en su defecto van demasiado rápido que aunque vean al peatón no les da tiempo parar con seguridad para que los peatones puedan cruzar la calzada.

Es cierto que muchos pasos de peatones están situados en lugares de poca visibilidad pero esto no es excusa para los conductores ya que cuando existe un paso de peatones debemos pasar con la precaución suficiente como para saber que ningún peatón vaya a utilizarlo.

Debemos de remarcar que peatón es muy débil en comparación con cualquier vehículo y por esta razón es el vehículo el que debe de tener especial cuidado con los peatones que quieren usar el paso de cebra.

También es cierto que muchos peatones cruzan sin mirar ni tener precaución o usando el móvil y haciendo caso omiso a la carretera y a la circulación del mismo.

Los peatones debemos cerciorarnos de que nos han visto y para ello la Dirección General de Tráfico indica que se haga una señal con la mano con la intención de cruzar aunque con poner un pie en acción de cruzar ya es un indicativo de que el peatón desea pasar el paso de peatones o cebra.

El uso correcto del paso de peatones es fundamental y la norma indica que el peatón tiene preferencia y que sólo debe entrar en la calzada una vez este seguro de que el vehículo a aminorado la velocidad y la distancia y esto nos permite cruzar el paso de peatones con seguridad.