Una de las acciones a la hora de conducir que más dudas suele presentar es cuando circulamos en rotondas y el uso de los intermitentes en las rotondas  para que la conducción sea de aprobado en el examen práctico del carnet de conducir.

Cuando estamos circulando por una rotonda debemos indicar a los demás usuarios las acciones y los cambios de carril o entradas y salidas de la rotonda, para ello usamos los intermitentes que anuncian los movimientos que deseamos realizar a la hora de circular dentro de la glorieta.

Su uso es obligatorio para todos los usuarios de la rotonda tanto cuando circulamos por dentro de la misma como cuando deseamos salir de la propia glorieta.

Por lo tanto el uso de los intermitentes dentro de la rotonda es necesario como el correcto uso de los carriles ya que elegir el carril exterior para cualquiera de las salidas tampoco es un uso correcto de las propias rotondas o glorietas causando multitud de problemas a los usuarios de los carriles interiores.

Si además de circular toda la rotonda por el carril exterior no accionamos la intermitencia para avisar de nuestra intención es normalmente causa de accidente dentro de las glorietas, este caso se ve día a día en todas las rotondas donde aún circulando correctamente por tu carril es cierto que cortamos la trayectoria de todos los vehículos que circulan por el interior con los problemas que esto produce.

A su vez debemos recordar que las rotondas tienen un ceda el paso para los usuarios que quieren acceder a la rotonda y siempre debemos ceder el paso a los vehículos que circulan ya por el interior de la rotonda sea el carril que sea sin cortar la trayectoria de estos vehículos que ya estaban dentro de la glorieta.

 

Usar los intermitentes correctamente es imprescindible.

El uso de los intermitentes es la comunicación a los demás usuarios de nuestras próximas acciones por lo tanto debemos usarlos con anticipación ya que no sirve de nada usarlos justo antes de la acción si así no damos tiempo a los otros usuarios a ver cuales son nuestras intenciones.

Además el uso del intermitente no nos da ningún tipo de prioridad así que en caso de no poder realizar la inserción, el cambio de carril o el abandono de la rotonda de forma segura debemos quitar el intermitente y seguir circulando en la rotonda y volver a poner el intermitente hasta que podamos hacer la maniobra con seguridad.