Carnet de conducir en Madrid

El examinador podrá indicar al alumno que vaya al centro de la ciudad y pase por la Plaza de Toros o revise el nivel del aceite. El nuevo carnet de conducir empezará a aplicarse en toda España el próximo 21 de noviembre. Las principales novedades que aporta este nuevo modelo son la conducción autónoma y el protocolo de calidad, según informa la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) en un comunicado. La prueba queda estructurada en las siguientes etapas: comprobaciones previas, conducción autónoma, conducción guiada y comunicación del resultado. También se evaluará la conducción eficiente durante la realización del examen. Duración de la prueba La duración de la prueba en su conjunto será como mínimo de 25 minutos para los permisos A1, A2, B y BTP y de 45 minutos para los permisos restantes, excepto los de las clases AM y A, para ciclomotores y motoristas, que no requieren prueba de circulación. Como norma general, se agotará el tiempo mínimo para cada tipo de permiso. No obstante, hay tres supuestos en los que se interrumpirá el examen: la comisión de una falta eliminatoria que comporte un peligro real y concreto, cuando se produzca una intervención justificada del profesor, y, por último, cuando quede acreditada una manifiesta impericia del aspirante. Revisar el aceite Antes de iniciar la prueba, se pedirá a cada aspirante que realice alguna verificación o comprobación –con carácter aleatorio- de una serie de elementos del vehículo, como el estado del nivel de alguno de los líquidos, la presión o dibujo de los neumáticos, el funcionamiento del parabrisas, etc. El aspirante procederá a colocarse en el asiento, se abrochará el cinturón de seguridad, graduará el reposacabezas y los espejos retrovisores. El examinador, como criterio general, deberá situarse en el asiento trasero a la derecha, justo detrás del asiento del profesor. Una vez cumplidos los requisitos de la firma por parte del aspirante y anotación de la hora de comienzo de la prueba por el examinador, dará comienzo la prueba. “Diríjase a la calle…” La conducción autónoma -realizada por el aspirante de forma independiente- durará 10 minutos y ocupará la parte inicial de la prueba de circulación. Será obligatoria para todos los permisos, salvo los de las clases A1 y A2. El examinador podrá utilizar alguna de las siguientes indicaciones: -Inicie la marcha y diríjase a un lugar determinado (si conoce la localidad). -Inicie la marcha y, siguiendo la señalización existente, vaya a… -Inicie la marcha y circule libremente. En este caso, le dará al aspirante las indicaciones mínimas e imprescindibles, que le sirvan de orientación. -Diríjase usted al Ayuntamiento pasando por la Plaza de Toros. -Tome la dirección Madrid, centro ciudad, etc., atendiendo a la señalización de dirección que exista. El examinador podrá indicar al aspirante algún punto intermedio para alcanzar el destino. Con carácter opcional, para alcanzar un punto de destino o un itinerario, podrán seguirse las indicaciones de cualquier sistema de navegación por satélite, si el vehículo dispusiera de tal dispositivo. Así, el aspirante deberá introducir el punto de destino indicado por el examinador. Conducción guiada El resto de la prueba seguirá siendo de circulación guiada. Se seguirán aplicando los actuales criterios de calificación. La única novedad es que, durante el tiempo de la prueba, se evaluará de manera global la realización de una conducción eficiente. Conducir de forma ineficiente supondrá una falta leve. Comunicación del resultado Cuando finalice la prueba, el examinador comunicará al aspirante, en presencia únicamente del profesor, el resultado de la misma. A éste lo acompañará una explicación breve -que no excederá del minuto y medio o de los dos minutos- y clara sobre la evaluación de la prueba, sin entrar en discusión sobre faltas concretas.