Porque NO tenemos “megaofertas” increíbles que al final son falsas
Parece mentira, pero mucha gente aún cree que alguien te puede dar “duros a cuatro pesetas…” En contra de la creencia popular, este negocio no es para hacerse rico, es para vivir. Y los precios son los que son, como en toda empresa, los necesarios para, entre otras cosas, cubrir, como mínimo, los costes. A todos nos cuestan, más o menos, igual los coches, los profes, el combustible, impuestos, etc. Con esas superofertas, os lo aseguro, no se cubren, son, por tanto, reclamos para conseguir matriculaciones, pero no dudes que lo que falta hasta su amortización te lo van a cobrar como otros conceptos y al final pagarás lo mismo que en otro sitio sin ofertas, con la diferencia de que de las primeras vas a salir con la sensación de que te han “engañado”…