Restricciones en Alcorcón a coches de autoescuelas

Esta nueva ordenanza es una consecuencia de la cercanía de Alcorcón al centro de exámenes de la Jefatura Provincial de Tráfico, que lo convierte en uno de los municipios favoritos para las pruebas de aptitud de los futuros conductores.

La medida se anunció el pasado mes de marzo. El tiempo transcurrido desde entonces es el que ha necesitado el Ayuntamiento para encargar todas las señales y avisar a los afectados. La ordenanza de circulación fija que solo las autoescuelas que estén en el centro del municipio podrán acceder a esta zona, que está delimitada por las avenidas de Leganés, Móstoles, las calles de los Robles, Cisneros, Cáceres y las avenidas del Oeste y del Alcalde José Aranda.

Avenida de las Retamas

Las escuelas de conductores de fuera del municipio tampoco podrán circular por el Parque Oeste, donde se ubica una de las mayores concentraciones de grandes superficies de la región.

Tampoco podrán hacer prácticas por las calles aledañas al eje de la avenida de las Retamas. En estos casos, el horario está limitado de lunes a viernes de nueve y media a doce y media de la mañana, y de cinco a siete de la tarde. Los locales tendrán, en cambio, libertad de horarios.

Alcorcón ha mantenido la ordenanza pese a que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) rechazó el pasado mes de mayo una ordenanza municipal similar de Móstoles. La sala de lo Contencioso-administrativo estimó que este tipo de medidas iba en contra del artículo 24 de la Constitución española.

“La ordenanza da un trato de favor a unas empresas [las radicadas en Móstoles] en detrimento de otras, supone un claro obstáculo a la libre circulación de personas, bienes y servicios y, por ende, un claro atentado al derecho constitucional de libertad de empresa y libre competencia”, mantuvo el TSJM.

La Asociación Provincial de Autoescuelas siempre ha mostrado su desacuerdo con esta medida, porque los Ayuntamientos no tienen competencias para discriminar vehículos con idénticas funciones, en función de si son de una localidad o son de otra, según su opinión.

Esta visión es distinta a la que mantiene el alcalde de Alcorcón, David Pérez (PP), que ha defendido que los vecinos no tienen que soportar las molestias de los vehículos de autoescuela. De hecho, ha afirmado que lo lleva en su programa electoral y que por tanto debe aplicarlo.