Conducir bien por la ciudad de Madrid no siempre es sencillo ya que el tráfico poco fluido puede hacer aumentar la agresividad y la ansiedad a la hora de conducir produciendo desde déficit de atención, síntomas de fatiga y conducción desproporcionada por intentar recuperar el tiempo perdido en una caravana o en aglomeraciones.