En muchos de los casos en los que se suspende el examen práctico del carnet de conducir sucede por causas ajenas al conocimiento y habilidad para la correcta circulación y a la vez para una conducción segura que le demuestre al examinador de que nos merecemos aprobar el práctico del carnet de conducir.